Nuevos jugadores se unen a DONMARIO para crecer en el negocio de semillas

La firma EcoRural firmó un acuerdo con el histórico semillero La Bélgica, de Monte Maíz (Córdoba), y se hace cargo de la comercialización de la genética DONMARIO que allí se produce. Apunta a ser líder en el mercado y vender 200.000 bolsas de soja. Lo cuentan en esta nota Joaquín Bosco y Santiago Fonseca, dos amigos que van a fondo para seguir creciendo.

58
Nuevos jugadores se unen a DONMARIO para crecer en el negocio de semillas
Nuevos jugadores se unen a DONMARIO para crecer en el negocio de semillas

La firma EcoRural firmó un acuerdo con el histórico semillero La Bélgica, de Monte Maíz (Córdoba), y se hace cargo de la comercialización de la genética DONMARIO que allí se produce. Apunta a ser líder en el mercado y vender 200.000 bolsas de soja. Lo cuentan en esta nota Joaquín Bosco y Santiago Fonseca, dos amigos que van a fondo para seguir creciendo.

Joaquín Bosco y Santiago Fonseca tienen muchas coincidencias: los dos rondan los 40 años, son ingenieros agrónomos, ex jugadores de rugby y acumulan mucha experiencia en empresas semilleras líderes. Pero, ahora, lo que más los une son los importantes proyectos en común que pusieron en marcha.

El principal de ellos es conducir los negocios de La Bélgica, un clásico semillero de Monte Maíz, en Córdoba, que forma parte de la red de multiplicadores y distribuidores de DONMARIO.

Bosco y Fonseca, en sociedad con la firma Bahnsa, tienen la empresa EcoRural S.A., con la que compraron, en octubre pasado, el área comercial de La Bélgica. Y ahora ya están desarrollando ambiciosos planes de crecimiento.

“Este año apuntamos a vender 200.000 bolsas de soja, para convertirnos en uno de los principales semilleros multiplicadores del país”, anuncia Bosco. Es un salto importante para ellos, que hace 3 años vendían apenas 2.500 bolsas.

Pero tienen con qué sostener ese objetivo. Es que La Bélgica cuenta con una aceitada estructura de producción, que seguirá siendo ejecutada por el mismo equipo de siempre, pero ahora con una nueva conducción comercial.

Allí, en Monte Maíz, los de EcoRural tienen una pata fuerte en plena zona núcleo, pero también tienen bases en Herrera y Villaguay, Entre Ríos; en Jesús María, en el norte cordobés; en Ottumpa (Santiago del Estero) y Pampa del Infierno (Chaco), para abastecer el mercado del NEA. Para mayo esperan inaugurar sus nuevas oficinas en Rosario.

“Vamos a ofrecer semilla de calidad en la mayor parte de la zona productiva argentina”, resume Fonseca.

Pero no será solo de soja. En línea con el crecimiento que tuvo DONMARIO en los últimos años en trigo, cultivo en el que ya lleva tres campañas con las variedades más vendidas del país, los de EcoRural también pisarán fuerte con este cereal.

“Vamos a hacer 70.000 bolsas de trigo”, calculó Bosco. Y agregó que irán creciendo también en maíz, cultivo del que estiman vender unas 10.000 bolsas en este 2019.

“Creemos que es clave tener un área fuerte de Desarrollo para lograr productos de calidad. Por eso, además de contar con todo el apoyo que nos da DONMARIO, estamos haciendo nuestros propios ensayos con varios clientes”, explica Bosco.

De hecho, el próximo 26 de febrero, los de EcoRural llevarán a cabo en Monte Maíz una de las clásicas jornadas DONMARIOMAS, para mostrar toda la oferta de soja y maíz que estará disponible en esta campaña.

El crecimiento tendrá un fuerte sustento en la genética, pero también en el equipo comercial, conformado por 10 personas que estarán muy cerca de los clientes.

Todos los pasos del proceso productivo de la semilla serán coordinados por un hombre de mucha experiencia y trayectoria en La Bélgica, como Francisco Vergara Schultz, alias “Pancho”, que ahora extenderá sus fronteras a todas las zonas donde EcoRural tiene producción. Y, al mismo tiempo, coordinará las cuestiones comerciales en Monte Maíz.

Francisco Vergara Schultz, alias “Pancho”, seguirá manejando la producción de La Bélgica, como desde hace muchos años.
Francisco Vergara Schultz, alias “Pancho”, seguirá manejando la producción de La Bélgica, como desde hace muchos años.

En cuanto a las proyecciones que están haciendo, Fonseca asegura que tienen como base el actual marco para el negocio de semillas. Pero dice que todo esto podría crecer muy fuerte si se aprueba la tan demorada nueva ley para la actividad.

“Con la estabilidad de reglas de juego para el agro, viene creciendo, aunque lentamente, el uso de semilla fiscalizada. La gente valora la calidad del producto que uno entrega”, explica Fonseca.

La planta de producción de La Bélgica en Monte Maíz es prácticamente nueva, y tiene instalaciones con toda la tecnología para el tratamiento profesional de la semilla, lo cual asegura la mayor calidad, sostiene Bosco.

“Nosotros vamos a explotar nuestra fortaleza, que es la red comercial y nuestra experiencia en ventas, mientras que La Bélgica seguirá haciendo lo que sabe y con la confianza de siempre”, resume Bosco.

Este ingeniero trabajó más de 10 años en el área comercial de DONMARIO y entre 2010 y 2017, cuando se retiró de la compañía, fue gerente de Ventas de la región templada. Por su parte, Fonseca pasó por importantes empresas como Syngenta y Limagrain, donde fue gerente comercial.

“Hoy hay cada vez más agilidad en los procesos comerciales y hace falta resolver más rápido, con buena información, y teniendo en cuenta siempre el aporte que brinda la tecnología”, describe Fonseca.

La cercanía al productor y la velocidad de respuesta a sus requerimientos serán activos fundamentales de esta fuerte apuesta que hace EcoRural para convertirse en unos de los principales semilleros multiplicadores del país.

Como parte de la red de DONMARIO tienen mucho para crecer. Que así sea.