SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina.

La postal impresiona porque conjuga lo más tradicional y lo más vanguardista.

340
SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina
SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina

La postal impresiona porque conjuga lo más tradicional y lo más vanguardista.

El campo y la tecnología se amigan, se complementan, se necesitan: eso se siente al ver pasar al agrorobot en medio de unas plantaciones prestando servicio para mejorar los rindes o cuidar los terrenos. Y aunque parece futurismo esto pasa hoy.

En la Argentina se lanzó esta semana el primer prototipo de un sistema robótico agro explorador y esto abre camino a la aplicación de más innovación en un sector de la economía argentina que se destaca por su mejora continua y su potencialidad creciente.
Hablamos de un robot. Ni más ni menos que de un robot inteligente de poco más de 60 centímetros de largo que con sus cuatro ruedas deambula por un campo con el objetivo de hacer mediciones: de humedad, de temperatura, de CO2, entre otras.

SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina
SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina

Los creadores de este innovador prototipo son Martín Bueno (50 años) y Eileen Ebene (27 años), cofundadores de la empresa SmartCultiva, que desde hace unos 3 años se especializa en desarrollar dispositivos electrónicos y programas para la agroindustria. Se focalizan en crear sensores y son una de las tantas compañías que están haciendo punta en la Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

Antes de empezar con el agrorobot, se animaron a crear una bandeja hidropónica totalmente manejable a través del celular para controlar la temperatura de las plantas, los niveles de CO2, la humedad y la aireación. Tal es la calidad de sus inventos que uno de ellos, también a base de sensores, fue seleccionado por la NASA para misión a Marte en 2030. La mayoría de sus productos se exportan a países como Estados Unidos o Emiratos Árabes.

Pero volvamos al agrorobot, la última idea innovadora de SmartCultiva. “Comenzamos a trabajar con el robot hace un año atrás”, le dice en exclusiva a este sitio Martín Bueno, uno de los creadores. “Teníamos la idea de generar un concepto de movilidad y robótica para el campo con una utilidad que permita a los productores medianos tener un grado de automatización a través de un sistema robótico móvil”.

Dentro de las características más interesantes que tiene este sistema es que trabaja con energía solar y es operado por GPS. Si bien hay un control que se puede trabajar vía celular, una de las grandes ventajas es que se pueden utilizar diferentes puntos de localización dentro del campo en el que opera el aparato para que vaya hacia allí y ejecute determinadas acciones.

“Una de ellas es medir la humedad del suelo hasta 60 centímetros por debajo de la tierra, con un sistema interno. Y la otra es la microaspersión, ya que puede llevar hasta 10 litros de un determinado líquido, como fertilizantes o pesticidas”, agrega.

SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina
SmartCultiva busca revolucionar el campo con un agrorobot hecho en Argentina

“Este que lanzamos la semana que pasó es un modelo intermedio. Hay un modelo que ya está en producción. Es del doble del tamaño y va a tener mayor capacidad y autonomía”, le dice a este sitio Bueno.
Hay que tener en cuenta que estos robots trabajan en conjunto y no está pensados para que trabaje uno solo. Están orientados a productores que tienen entre 10 o 20 hectáreas. En esa superficie trabajan entre 5 y 10 unidades que al ser autónomas pueden trabajar en conjunto sin necesidad de recarga. Además de humedad, también miden temperatura, el CO2, humo, entre otras variables.

El robot trabaja con 3 formas de comunicación. Una es wifi, otra llamada por modo AP (para cuando no hay wifi) y también usa la red de datos de la telefonía móvil.

El robot –que es el primero en su tipo en la Argentina- fue diseñado totalmente en nuestro país, funciona con baterías solares de ion litio, dispone de un sistema de inteligencia artificial y tiene un costo aproximado de 5 mil dólares. Su creador considera que invertir en ellos bien lo vale, en función de todas las prestaciones que puede brindar. Y afirma: “Hay muchos productores interesados”.

“El primer lanzamiento lo hicimos en la provincia de Misiones. Con ellos tenemos un convenio en el que nuestra empresa abrió dentro de la Escuela de Robótica de Misiones un espacio de 100 metros cuadrados que se llama SmartCultiva Innovation Lab. Dentro de ese espacio se pone a disposición de los alumnos la tecnología que desarrollamos”, cuenta. El gobierno de Misiones aportó un espacio y la empresa comparte el know how con los alumnos del instituto.

“Nuestro sueño junto con los integrantes de la Escuela de Robótica y el Gobierno de Misiones es poder instalar la primera fábrica de estos robots de la Argentina”, desea.

Bueno detalla que hasta el momento se hicieron 3 prototipos. El primero era muy chico pero tenía la misma funcionalidad. Luego se hizo un segundo y este es el tercero, que es un prototipo funcional. Tiene todas las aplicaciones que tiene el definitivo.

“Actualmente estamos trabajando en el definitivo. Tenemos 2 meses de trabajo. El cuarto prototipo va a ser el doble de tamaño. Va a tener 1,20 metros de largo por 60 centímetros de altura y 60 centímetros de ancho”, concluye.